Morsan Concurso Acreedores

Concurso de acreedores

Ante la inminente entrada en vigor el Texto Refundido de la Ley Concursal que fue publicada en el BOE el pasado 7 de mayo de 2020, aprobado mediante Real Decreto Legislativo 1/2020, de 5 de mayo. Hemos creído conveniente hacer una entrada para profundizar sobre  el concurso de acreedores.

Recordemos qué, el concurso de acreedores,  es un procedimiento legal que se origina cuando una persona física o jurídica se encuentra  en una situación de insolvencia en la que no puede hacer frente a la totalidad de los pagos que adeuda. El concurso de acreedores abarca las situaciones de quiebra y las de suspensión de pagos. La ley diferencia entre la insolvencia actual y la inminente.

  • La Insolvencia actual se produce cuando el deudor no puede cumplir con sus obligaciones cuando vencen y son exigibles por los acreedores
  • Se encuentran en situación de insolvencia inminente aquél que prevea que no podrá cumplir de manera regular y puntual sus obligaciones de pago.

De llegarse a esta situación financiera, el ordenamiento jurídico prevé el concurso de acreedores para satisfacer el mayor número de deudas posibles y asegurar que ningún acreedor reciba un trato parcial de favor en detrimento de otros acreedores.

La declaración de concurso podrá ser requerida por el propio deudor y puede ser solicitada por cualquiera de sus acreedores y también por el mediador concursal cuando se inicie el procedimiento del acuerdo extrajudicial de pagos. En el supuesto de que el deudor fuese una persona jurídica, el  órgano competente para solicitar la declaración del concurso es el de administración o el de liquidación.

Una vez el deudor tenga conocimiento de su estado de insolvencia, tiene la obligación legal de solicitar en el plazo de dos meses la declaración de concurso de acreedores.

Antes de que finalice el plazo, el deudor tiene la posibilidad de poner en conocimiento del juzgado que ha iniciado negociaciones para alcanzar el acuerdo de refinanciación.

Desde la presentación de la comunicación no podrán iniciarse ejecuciones judiciales o extrajudiciales de bienes o derechos que resulten necesarios para la continuidad de la actividad profesional o empresarial del deudor.

Durante el periodo de negociaciones, el deudor tiene el derecho a solicitar de manera expresa que dicho concurso no sea publicado en los registros pertinentes. De esta manera, queda la situación financiera del deudor resguardada frente a la opinión pública. Permitirá al deudor negociar su refinanciación sin el estigma social que supone incurrir en concurso de acreedores.

Transcurridos tres meses desde la comunicación al juzgado, el deudor deberá solicitar la declaración de concurso en el siguiente mes hábil, haya o no alcanzado un acuerdo de refinanciación.

Según publicaba eleconomista.es, hace unos días, un 25% de las empresas se encontraban, a final del segundo trimestre de 2020, en quiebra técnica, con la obligación de que los socios disuelvan la sociedad, como consecuencia de la pandemia del Covid-19, aunque las previsiones del Banco de España apuntan que la cifra puede llegar al 30% en el caso que la situación extraordinaria se alargue.

Evolución de los concursos de Acreedores

Veamos los datos históricos que recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE) desde el año 2005 hasta el segundo trimestre de 2020:

Centrémonos en los datos por trimestrales de los últimos años:  

Fuente INE

Curiosamente los terceros trimestres de cada año son los de menor incidencia, posiblemente por las vacaciones estivales.

Los datos del año 2020 son provisionales y corresponden al primer y segundo trimestre. Es necesario recordar que, mediante el Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo (BOE de 18 de marzo) de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, en su artículo 43 interrumpe el plazo fijado en la Ley Concursal (Ley 22/2003 de 9 de julio) para que el deudor que se encuentre en estado de insolvencia, no tenga el deber de solicitar la declaración de concurso durante el periodo de alarma. Podemos ver, en el gráfico anterior, que se refleja una disminución de las empresas que entran en concurso. Así en los dos primeros trimestres del año 2019 se produjeron 3.826 frente a los 2612 del año 2020, posiblemente tenga mucho que ver el mencionado RDL 8/2020.

En el cuadro siguiente vemos la evolución desde el año 2005 al año 2019 por el sector de la actividad empresarial desarrollada:

Fuente INE

En el cuadro vemos el impacto de la anterior crisis económoca, desde 2008 al 2014, que supuso un considerable aumento de los concursos de acreedores.

Centrándonos en los últimos años, los sectores donde se registraron más procedimientos concursales durante los años 2015 a 2019 fueron:

SectorEntre 2015 y 2019
Comercio22,25%
Construcción16,18%
Industria y energía12,95%
Sin clasificar9,74%
Actividades profesionales y técnicas7,71%
Resto de servicios7,26%
Hostelería6,24%
Actividades administrativas y servicios auxiliares5,09%
Transporte y almacenamiento4,20%
Información y comunicaciones3,67%
Inmobiliarias financieras y seguros3,43%
Agricultura y pesca1,29%
100,00%
Fuente INE

Si analizamos los datos históricos del INE por su distribución geográfica obtenemos el siguiente gráfico

Fuente INE

Vemos también el incremento de los años 2008 al 2014 por la anterior crisis económica, centrándonos en los últimos 5 años y en las autonomías con más incidencia, el gráfico sería el siguiente:

Fuente INE

Vemos que encabeza el número de casos Catalunya, seguida de la Comunidad de Madrid y la Comunitat Valenciana. También en el número de empresas activas, al 1 de enero de 2019, lo encabezada Catalunya, como vemos en el siguiente cuadro donde se muestran las empresas activas y las empresas en concurso de acreedores:

Concurso acreedores 2019 por Comunidades autónomas

Como ya hemos apuntado Catalunya encabeza ambos, seguidas de Madrid. El tercer puesto en concursos es para la Comunidad Valencia mientras que el número de empresas es para Andalucía.  

La fuente de todos los datos de esta entrada es el I.N.E.