ERTE – Preguntas y respuestas

¿Qué es un ERTE?

ERTE son las iniciales que hacen referencia a Expediente de Regulación Temporal de Empleo. Se puede aplicar en dos supuestos: por causas organizativas, técnicas, económicas o de producción o en situaciones de fuerza mayor. En este último caso, las causas – como emergencias sanitarias o civiles – son ajenas al empresario, y la tramitación del expediente no tiene relación con la situación económica que la empresa pudiera tener.

Existen, además, dos modalidades de ERTE. En primer lugar, aquel en el que la empresa solicita la suspensión o paralización de la actividad laboral, para el cual debe haber un decreto del gobierno autonómico o central. En segundo lugar, en que se implementa por reducción de la actividad, que tiene que alcanzar entre un 10% y un 70% de la jornada de trabajo.

Esta medida siempre va a tener un carácter temporal. En el caso de ERTE por fuerza mayor a causa del coronavirus, los plazos son los correspondientes al estado de alarma, del 14 al 28 de marzo, o hasta el día de finalización de sus prórrogas.

No existen limitaciones en cuanto al número de empleados en nómina que pueden verse afectados por el expediente.

¿Si a la empresa le va bien económicamente puede aplicar un ERTE por fuerza mayor?

Sí, la empresa puede tener una buena salud económica pero necesitar cerrar el centro de trabajo, por ejemplo porque no recibe pedidos, no hay tareas que completar, etc.

¿Existe un número mínimo de trabajadores para aplicar un ERTE?

No existe número mínimo, sea cual sea el número de trabajadores afectados se puede, si se quiere, suspender la relación laboral o reducir la jornada de manera temporal.

¿Tienen que informar sobre algún aspecto la empresa a sus trabajadores?

Sí, deben comunicar a todos los trabajadores por escrito la orden de no asistir a su puesto de trabajo e informar del trámite del ERTE por fuerza mayor.

Una vez aceptado el ERTE, deben emitir una nueva comunicación que sirva para el trámite individual de la prestación de desempleo.

¿Nos encontramos debido al Coranovirus ante un caso de fuerza mayor?

Si la empresa se ve obligada a para su actividad laboral porque así lo establece la administración por alerta sanitaria o por el estado de alerta, o porque la mayoría de los trabajadores están afectados por el virus, no cabe duda de que existe una fuerza mayor para aplicar el ERTE.

 ¿Qué autorización previa es necesaria y cuál es el plazo para obtenerla?

Una vez que se ha acreditado esta situación a los trabajadores y, en su caso a los representantes de los trabajadores, además deberá informarse a la autoridad laboral, independientemente del número de personas a las que afecte.

La autoridad laboral dictará su resolución en el plazo de cinco días desde la fecha de la solicitud.

¿Qué pasa si la autoridad laboral deniega la solicitud?

La empresa podrá recurrir la denegación del ERTE mediante recurso de alzada, y posteriormente presentar una demanda ante los juzgados d elo social, en caso que no le estimen el recurso de alzada.

¿Qué procedimiento debe seguir la empresa?

  • Solicitud de la empresa dirigida a la autoridad laboral correspondiente acompañado de un informe relativo a la vinculación de la perdida de actividad como consecuencia del COVID19.
  • Comunicación a los trabajadores, por escrito a través de los representantes legales o a todos los empleados de la empresa, si no hubiese representantes.
  • La autoridad laboral constatarála causa de fuerza mayor y  resolverá en el plazo de 5 días desde la solicitud, previo informe, en su caso de la Inspección de la Inspección de trabajo y Seguridad Social.
  • En caso de aprobación del ERTE, se comunicará individualmente a cada empleado,  informándoles de las condiciones concretas y el periodo de vigencia del ERTE.

¿Qué efectos laborales tiene esta medida?

  1. Se mantiene el vínculo contractual empresa-trabajador, pero se suspende temporalmente por causa de fuerza mayor.
  2. Es obligatorio reincorporar al trabajador al mismo puesto de trabajo, una vez las causas legales hayan cesado.
  3. La fecha de antigüedad se mantiene.
  4. En caso de que el ERTE sea una reducción de jornada, el trabajador seguirá generando su derecho a pagas extras (en la cuantía proporcional a su tiempo de trabajo) y vacaciones. Por el contrario, si la medida es la suspensión, no se generará dicho devengo.
  5. El trabajador tiene libertad para trabajar en otro sector no afectado.
  6. El trabajador puede ser despedido, siempre que exista causa legal para ello, fuera de este supuesto. En este caso, el período de ERTE computa a efectos de indemnización.

 ¿En qué situación queda el trabajador durante el ERTE?

El trabajador pasa a cobrar la prestación por desempleo por los días de duración del expediente. La percepción se mantiene como hasta ahora, estableciéndose en el 70% de la base reguladora durante los primeros 6 meses y el 50% a partir del séptimo mes. Además, existen mejoras de estas cuantías en caso de tener hijos menores a su cargo.

¿Cómo se calcula la Base Reguladora?

La base reguladora de la prestación será la resultante de computar el promedio de las bases de los últimos 180 días cotizados o, en su defecto, del período de tiempo inferior, inmediatamente anterior a la situación legal de desempleo.

Causas excepcionales

Dadas las circunstancias excepcionales de la situación, el Gobierno ha modificado dos puntos importantes relacionados con la prestación:

  • Aquellos trabajadores que no habían cotizado el tiempo suficiente para acceder a la prestación por desempleo, podrán acceder a ella en los casos de ERTE por causa de fuerza mayor relacionados con la emergencia sanitaria.
  • El tiempo de paro no se descontará de prestaciones futuras.

Además, podrán acogerse a las medidas aquellas que tengan la condición de socias trabajadoras de sociedades laborales y de cooperativas de trabajo asociado que tengan previsto cotizar por la contingencia de desempleo.

¿Qué costes asume el empresario durante el ERTE?

La Tesorería General de la Seguridad Social exonerará a la empresa del abono de la cotización empresarial mientras dure la medida, siempre y cuando el ERTE sea considerado causa por fuerza mayor relacionado con el COVID19. No obstante, debe tenerse en cuenta:

  • Si a fecha 29 de Febrero de 2020 la empresa tuviera menos 50 trabajadores en situación de alta en la Seguridad Social, la exoneración es del 100% de la aportación empresarial.
  • Si a fecha 29 de Febrero de 2020 la empresa tuviera 50 trabajadores o más en situación de alta en la Seguridad Social, la exoneración es del 75 % de la aportación empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *